Cajeros interactivos (ITM):

Uniendo las sucursales y la banca digital

Como resultado de la pandemia, cada vez más clientes bancarios de todo el mundo confían en las soluciones bancarias móviles y en línea. De hecho, el 41% de los consumidores afirma que realiza sus operaciones bancarias principalmente a través de una aplicación móvil, y el 26% dice ahora que prefiere utilizar su ordenador. Aparte de estas tendencias, hay otra herramienta que desempeña un papel importante en la transformación digital de la banca: el cajero automático.

Casi el 11% de los clientes bancarios utilizan los cajeros automáticos como su canal bancario principal, y aproximadamente el 41% identifican los cajeros automáticos como una forma habitual de acceder a los servicios bancarios. Los cajeros automáticos también son más preferidos que los cajeros automáticos, que sólo el 5% de los consumidores identifican como su canal bancario principal. La expansión del mercado mundial de cajeros automáticos es un testimonio de la popularidad duradera de esta tecnología. Alcanzó los 20.180 millones de dólares en 2020, y se espera que su tasa de crecimiento anual compuesto (CAGR) del 4,9% continúe hasta 2028.

Estos datos confirman el continuo atractivo de los cajeros automáticos y  por ello los avances tecnológicos están creando soluciones de vanguardia como los cajeros interactivos (ITM). Las ofertas de cajeros como servicio (ATMaaS) están ayudando a las instituciones financieras (IF) a escalar mejor sus operaciones al transferir el mantenimiento y la gestión a operadores externos.

Unir las sucursales y la banca digital

La creciente preferencia de los consumidores por las soluciones bancarias digitales no elimina la necesidad de disponer de redes de cajeros automáticos, pues son un punto de contacto físico que puede ayudar a las instituciones financieras a satisfacer las necesidades bancarias físicas y digitales de los consumidores. Esto ha sido crucial durante la pandemia, ya que los consumidores han buscado formas de realizar transacciones de forma cómoda y segura, y los cajeros automáticos de muchos mercados ofrecen ahora experiencias más personalizadas y flexibles debido a este cambio. Los usuarios pueden ahora pagar facturas, hacer transferencias de dinero e incluso relacionarse con los cajeros a través de los cajeros automáticos, por ejemplo, lo que ilustra hasta qué punto la tecnología ha evolucionado más allá de facilitar simples retiradas e ingresos.

La tecnología puede ayudar a los consumidores a utilizar los servicios de forma más eficaz cuando deciden visitar las sucursales. Más del 26% de los consumidores consideran la posibilidad de visitar una sucursal bancaria física como la ventaja más importante de los bancos minoristas, pero los servicios que buscan al hacerlo son cada vez más específicos. En lugar de acudir a una sucursal para los servicios bancarios cotidianos, los consumidores esperan ahora recurrir a ellas más bien para recibir asesoramiento o consultas. Invertir en cajeros automáticos de última generación que permitan a los consumidores realizar diversas tareas bancarias, puede permitir que las sucursales físicas sean más pequeñas, más ágiles y más selectivas en cuanto a los servicios que ofrecen.

Las tecnologías avanzadas también desempeñan un papel importante a la hora de garantizar que los clientes tengan acceso a los servicios necesarios cuando interactúan con los cajeros automáticos. Los consumidores de todos los grupos demográficos afirmaron que utilizarían los cajeros automáticos con vídeo si estuvieran disponibles en sus sucursales bancarias, y esta tecnología ocupó el noveno lugar entre las prioridades de inversión de los líderes de servicios financieros. Los IMT pueden ofrecer una amplia gama de servicios que no son posibles a través de soluciones exclusivamente digitales, como giros postales o consultas por vídeo con asistentes financieros.

Una cuarta parte de las instituciones financieras tiene implantados los IMT, y un 60% adicional tiene previsto desplegarlos en un plazo de tres años. Esta tendencia ha sido impulsada en parte por la necesidad de los bancos de ofrecer experiencias positivas a los clientes, incluso cuando las restricciones por la pandemia les obligan a cerrar o modificar sus operaciones. Los consumidores también están interesados en las capacidades de los IMT, ya que el 68% los utiliza para realizar depósitos y retiradas, el 40% para realizar pagos con tarjeta de crédito, el 26% para abrir nuevas cuentas de crédito y el 21% para pagar facturas.

ATMaaS ofrece la última tecnología con costos manejables

Hay al menos una consideración importante para las instituciones financieras que pretenden reforzar sus flotas de cajeros automáticos con ITM y otras máquinas que aprovechan las tecnologías avanzadas: el coste. El coste inicial de la compra de un cajero automático con funcionalidad básica puede ser de unos pocos miles de dólares, pero las máquinas más avanzadas pueden ascender a decenas de miles.

Otros costos recurrentes se derivan de la gestión del efectivo y de las actualizaciones del software hasta el mantenimiento regular, pero las soluciones ATMaaS pueden ofrecer una solución para muchos de estos problemas de costos. Estos servicios pueden ayudar a las instituciones financieras a manejar los innumerables costos asociados a la gestión de las redes de cajeros automáticos ofreciendo soluciones integrales por una única cuota mensual.

Permiten a las instituciones financieras actualizarse a la última tecnología mediante precios basados en la suscripción sin necesidad de realizar una importante inversión de capital inicial, lo que les ayuda a consolidar los costos y a reducir el gasto total de propiedad. ATMaaS también ayuda a las instituciones financieras a crear experiencias de usuario más coherentes, lo que repercute en la percepción de la marca y la fidelidad. Estas soluciones permiten a los usuarios ofrecer nuevas funciones, como las capacidades de autenticación biométrica y el acceso a eWallet a toda una red.

Los consumidores vuelven a sus sucursales bancarias con más frecuencia a medida que disminuye la preocupación por la pandemia, pero lo que esperan de las interacciones en las sucursales ha cambiado fundamentalmente. Un número cada vez mayor de consumidores busca realizar más tareas financieras utilizando los cajeros automáticos y los IMT y reservan las visitas a los profesionales financieros para cuando buscan asesoramiento o consultas. En este contexto, las instituciones financieras que ofrecen redes de cajeros automáticos avanzados, equipados con las últimas tecnologías y servicios, pueden satisfacer más fácilmente las necesidades de sus clientes que dan prioridad a lo digital.

Fuente:

https://www.pymnts.com/

 

 

 

¿Desea optimizar o implementar un sistema de pago? Uno de nuestros expertos lo asesorará

Colombia: Hub digital

Colombia se está convirtiendo en ‘hub’ de talento digital para las multinacionalesHay un título que los colombianos quieren llevar con orgullo: el...

Perfiles tecnológicos más demandados

Incremento de la demanda de profesionales vinculados a las nuevas tecnologías Las empresas latinoamericanas están pisando el acelerador de la...

El Centro de Competencias de FirmWare y sus capacidades para el desarrollo de software

El Centro de Competencias de FirmWare y sus capacidades para el desarrollo de software Un gran trabajo en equipo requiere algo más que grandes...

15 + 13 =

es_COSpanish
× Contact us